0010046166Los economistas locales corrigieron al alza sus expectativas de crecimiento para la economía uruguaya de cara al próximo año y prevén que la aceleración continúe, aunque a un ritmo más moderado. Al mismo tiempo, perciben una mayor lentitud al proceso de suba del dólar respecto a los pronósticos de meses anteriores, no solo en el corto sino también en le mediano plazo.

La mediana de los economistas particulares, empresas consultoras, instituciones financieras y centros de investigación académica que participaron en noviembre en la Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador, prevén que la economía uruguaya crezca 3,2% este año y 3,4% en 2018.

Esto implicaría que la economía local acumularía tres años consecutivos de aceleración en el ritmo de crecimiento de la actividad. En 2015 la expansión fue de un magro 0,4% y el año pasado, de 1,5%.

Los pronósticos del último mes implicaron un mayor optimismo respecto a la manera en la cual los expertos ven las perspectivas para el próximo año. En la encuesta de octubre, la mediana de las respuestas preveían que la economía mantendrían el ritmo de expansión de 3,2% previsto para este año.

Otra novedad vino por el lado del tipo de cambio. La mediana de los expertos espera que el dólar cierre el año a $ 29,5, lo que implica un incremento de 1,9% respecto al cierre de este lunes.

De esta manera, los expertos corrigieron 30 centésimos a la baja su expectativa respecto a los datos relevados en octubre. La reducción de las expectativas se vio reflejada también en plazos más largos. Por ejemplo, para fin del año que viene, la mediana de expectativas pasó de $ 32 a $ 31,8 entre octubre y noviembre. En el horizonte más largo de proyección, de 24 meses, los analistas de coyuntura pasaron de esperar un dólar a $ 33,9 a $ 33,5 en el mismo período.

Esta baja del tipo de cambio esperado no se vio reflejado en una reducción de las perspectivas de inflación. Por el contrario, los expertos aumentaron levemente sus pronósticos de aumento de los precios al consumo.

Para el cierre de este año, en el último mes la mediana de las respuestas pasó de 6,3% a 6,4%, mientras que para el cierre del año próximo, los pronósticos centrales pasaron de 7% a 7,3%. Esto implica que por primera vez desde julio, los analistas ven que la inflación podría salirse nuevamente del rango meta oficial –de 3% a 7%– dentro de su horizonte de proyección.

Pero aun si esto pasara, el escenario base muestra que la inflación se mantendría por fuera de la meta de forma transitoria. En el escenario de 24 meses –el más relevante para la toma de decisiones de política monetaria–, la mediana de los expertos prevé una inflación de 7%. Esto es, al borde pero dentro del rango objetivo.

O Resumo Edición Nº 310 - 15 de Diciembre de 2017
Fuente: elobservador.com.uy 5.12.2017