Noticias de alá...

reu 20170608 094342098Al empezar esta década, en las calles de Galicia se podían ver oficinas bancarias de más de una veintena de marcas diferentes, casi 2.400 sucursales y cerca de 14.500 empleados vinculados al mundo financiero. Fusiones, recortes y la fortísima irrupción de la banca por Internet han dejado esas cifras reducidas a dos tercios. El mayor ajuste, porcentualmente, de los vividos en las comunidades españoles, donde esa merma del peso financiero -red y empleo- se ha quedado en el 25 % por término medio.

La sombra de los despidos y los cierres nunca se ha despejado. Y vuelve ahora con fuerza a la comunidad tras la compra exprés del Popular-Pastor por parte del Santander. La dirección de este último ha puesto ya sobre la mesa dos ERE para reducir los duplicados servicios centrales en Madrid. Pero ese ajuste llegará también a Galicia, donde hay actividades descentralizadas o de apoyo a la capital. Son cinco los centros de trabajo afectados por este ajuste, donde hay unos 300 empleados: las sedes territoriales del Pastor y del Santander en A Coruña, una oficina de esta última en la misma ciudad, un edificio de apoyo del Popular en la zona de Orillamar y otra oficina de esta marca en Santiago. El equipo de Botín quiere recortar unos 1.600 empleos en España y trasladar otro medio millar a otros puestos del grupo. El impacto en números en Galicia de estos ERE es una incógnita porque aún no se ha constituido ni la mesa oficial de trabajo (será la próxima semana).

Será la segunda vez en poco más de un año que estas dos instituciones recortan empleo en Galicia. A finales del 2016 el Popular acordó un ERE para 2.600 empleados que se tradujo en 400 puestos menos en la comunidad; el Santander, por su parte, acordó 680 salidas a mediados del 2016, con unos 70 afectados en el noroeste. Medio millar de trabajadores menos. A inicios del 2018 se espera que se ejecuten estos ERE, y para el 2019 se cuenta con el ajuste en las oficinas duplicadas de Santander y Pastor.

Son los últimos, pero no los únicos. Antes fueron las cajas gallegas, con el mayor ajuste hasta la fecha (más de 2.000 puestos en tres ERE diferentes), Bankia, el Sabadell Gallego, Caja España-Duero, Liberbank, BBVA, CaixaBank, Barclays... La plantilla ocupada en servicios financieros hoy en Galicia apenas supera los 9.500 empleos directos, según datos de la Seguridad Social. Son 5.000 menos desde que se inició esta reconversión, un 34 % menos de trabajadores. La mayoría de ellos, prejubilados, aunque una parte han tenido que buscarse la vida, reciclándose a un perfil más tecnológico y menos comercial, explican desde las consultoras.
Evolución de las cifras de la banca en Galicia

El dibujo se completa con el goteo de cierres de las oficinas, que no tiene fin. A mediados de este año se contaban en Galicia menos de 1.600 sucursales, la cifra más baja desde 1977. Todas las entidades, salvo la Caixa Rural Galega, están cerrando sucursales ante la expansión de la banca en el móvil. En las ciudades, por ejemplo, algunos están concentrando negocio de varios locales en otro, más grande y con nuevos servicios. A la curva no se le ve suelo.El PSdeG pide que no aumente la exclusión financiera, y que siga la marca Pastor

El PSdeG fue ayer el primer partido en reaccionar a la propuesta de ERE del Santander tras la compra del Popular. Su portavoz en el Parlamento, Xoaquín Fernández Leiceaga, se mostró confiado en que no haya más «exclusión financiera» en Galicia y en que el equipo de Botín mantenga «la presencia» en Galicia y los puestos de trabajo del Banco Popular. «Creemos que el Santander, con la incorporación del Popular-Pastor, es uno de los grandes operadores financieros de Galicia. Tiene una presencia muy sólida en esta comunidad y esperamos que haga todo lo posible por mantenerla, y mantenga también el empleo en Galicia», dijo el socialista tras un encuentro con empresarios en A Coruña.

Leiceaga, que considera que la «exclusión financiera no es una buena noticia» para Galicia, aprovechó para pedir al comprador «respetar la marca y la autonomía que tenía el Banco Popular en Galicia». Es una petición que hace unos meses ya trasladó por carta a la propia Ana Botín, que respondió con un «se estudiará».

La petición de mantener la marca Pastor es uno de los caballos de batalla de los sindicatos. Creen que preservar esa enseña, muy vinculada social y económicamente a Galicia, tendría una consecuencia positiva para el empleo, porque ayudaría a conservar más puestos, sobre todo ante el fuerte ajuste que se temen en el 2019, cuando se proceda a la integración efectiva del Pastor en el Santander.

O Resumo Edición Nº 306 - 17 de Noviembre de 2017
Fuente: lavozdegalicia.es 10.11.2017

emiliobDirige Reganosa, que cuenta con la regasificadora más pequeña del sistema gasista español, pero su tamaño nunca ha sido un freno para lanzarse al mundo. En un sector árido como el energético, cuando Emilio Bruquetas (Santiago de Compostela, 1974) explica los proyectos de la compañía mugardesa lo hace traspasando su dimensión técnica y económica y poniendo el acento en la «capacidad de crear», de generar valor y empleo en y desde Ferrolterra. Bajo su batuta, la empresa, que cumple su primer decenio en operación, se ha convertido en una multinacional.

-En estos diez años, ¿han conseguido lo que se proponían?

-Son diez años de operación, pero el proyecto empieza antes, en el 2001. Desde un punto de vista de las expectativas iniciales de Reganosa, que suponían traer el gas a Galicia, los objetivos están más que cumplidos. En este camino hemos encontrado sinergias muy interesantes con los astilleros de Ferrol y hemos hecho otras cosas no previstas. Diez años después de traer el gas a Galicia, y llevarlo a las casas y a las industrias, nuestro objetivo es llevarlo a los barcos de los gallegos, a los puertos, a las rías y al mar.

-Han dado el salto al exterior.

-Nuestra vida nunca ha sido fácil, pero hemos adquirido una experiencia, unas capacidades y conocimientos en otros ámbitos en donde posiblemente nadie nos esperaba. Un hito importante lo alcanzamos en el 2015, cuando nos certificamos como gestores de la red de transporte. Ese mismo año creamos Reganosa Servicios y empezamos una aventura más allá de Galicia y de España. En el 2016 conseguimos nuestro primer contrato de operación y mantenimiento, el de la terminal de Malta. En estos diez años, lo que veníamos a hacer a Galicia está conseguido, pero hemos encontrado otras cosas que hacer por el mundo y estamos en ello, como llevar el gas al mar.

-¿Es la de Reganosa una planta pequeña con una ambición muy grande?

-Somos un gestor de infraestructuras gasistas. Hoy en día gestionamos una planta de gas en Mugardos y otra en Malta, participamos en el proyecto de construcción de una central de gas en Kuwait, gestionamos 130 kilómetros de gasoducto de alta presión en España, somos parte y gestor de la red básica nacional y participamos junto al resto de los gestores en el desarrollo de la normativa y de la planificación europea de infraestructuras. No somos los que gestionamos más infraestructuras del sistema gasista europeo, pero eso no nos ha hecho parar, sino todo lo contrario.

-Habla de estar en sitios en los que no se les esperaba. ¿Como en el concurso de gestión de la red gasista de Grecia? ¿Qué podría suponer para Reganosa?

-Es un proceso en el que Grecia privatiza el gestor de la red de transporte y es un proyecto que se hace con unas restricciones muy fuertes para los que pueden competir. La exigencia fundamental es que sean compañías certificadas como gestores de red de transporte en el ámbito europeo. Es una exigencia técnica. Entra dentro de nuestro desarrollo estratégico operar y mantener otro tipo de infraestructuras, más aún cuando son fundamentales para la seguridad del suministro europeo y para nosotros es un honor estar compitiendo con un consorcio liderado por la italiana Snam. Supondría un paso más en este proceso de crecimiento, de generación de valor y de creación de una empresa multinacional energética con base en Galicia.

-¿En qué otros países tiene puesta la mirada la empresa?

-Desde el punto de vista de consultoría, desarrollamos actualmente trabajos en muchos países, entre ellos Kuwait y Pakistán. Lo hemos hecho también para Colombia y Mozambique, y además tenemos algún proyecto en la India. Desde el punto de vista de operación y mantenimiento y de gestión de infraestructuras, los concursos en los que participamos son confidenciales.

-Este es un año de proyectos en el exterior, pero con caída en la actividad en la regasificadora.

-La planta se utiliza en línea con lo que se usó el año pasado. En el sistema gasista se está produciendo una polarización y una utilización en las plantas de Barcelona, Huelva y Bilbao. Para mantener la competitividad de las instalaciones en Galicia y garantizar un precio adecuado del gas es fundamental conseguir tener un almacenamiento suficiente para jugar un rol y tener garantizada la salida de ese gas al resto del sistema a través de la conexión de la comunidad.

-Alude al objetivo de convertir la planta en centro logístico para el suministro de gas para los buques. ¿Cómo va la adaptación de las instalaciones?

-Ahora mismo está acabándose la ingeniería de detalle para la transformación del atraque actual y en un plazo muy breve empezarán las obras para poder recibir todo tipo de buques, también más pequeños, para poder suministrarles desde la terminal.

-Defienden la transformación de la pesca para usar gas natural licuado (GNL). ¿Está sensibilizado el sector?

-El sector es muy importante para Galicia y tiene una magnífica oportunidad de liderar la transformación del combustible que utiliza la pesca en el mundo. Hemos hecho un estudio muy detallado de cuáles serían las flotas que tendrían que transformarse. Trabajamos mucho con los armadores, pero hay que decir que la bajada del precio del combustible que utilizan no ha supuesto el mejor incentivo para la transformación.

-¿Cuándo tendrá Galicia un barco para el avituallamiento de gas a otros buques?

-Es una pieza básica para generar el hub de GNL en Galicia. Desde el punto de vista de diseño, está muy avanzado. No ser los primeros en la tecnología nos supondrá asegurar que ese buque lleve toda la experiencia de los que ya están saliendo, y eso es importante, porque vamos a tener que suministrar en las condiciones marítimas del Atlántico. Trabajamos con total intensidad con todos los actores para que ese barco sea una realidad.«Reganosa nunca ha sido el problema para el sector marisquero de la ría de Ferrol»

La planificación energética europea ya incluye la construcción de un tercer tanque de almacenamiento de gas para la terminal gallega.

-¿Por qué necesitan contar con un tercer tanque?

-Reganosa ha sido pionera en la creación del concepto de plantas de regasificación como centros logísticos, y no hay logística sin almacenamiento. Para tener una capacidad realmente competitiva, como otras terminales, como pueden ser la belga o la holandesa, necesitamos elevar la capacidad de almacenamiento al entorno de los 500.000 metros cúbicos. Esto garantizaría que exista un mercado dentro de nuestros tanques y la disponibilidad de GNL a precios competitivos en Galicia.

-¿Qué va a aportar la japonesa Sojitz, que acaba de entrar en el accionariado?

-Sotjiz es una compañía reputadísima en el sector del gas natural licuado, con mucha historia, con conocimiento en toda la cadena del gas natural licuado, con un interés en Asia fortísimo y una capacidad financiera muy alta. Como de cualquier otro de nuestros accionistas, intentaremos sacar lo mejor para el proyecto.

-Personal y profesionalmente, como ferrolano y como director general que ha participado en este proyecto desde sus inicios, ¿qué siente cuando 16 años después ve que continúan convocándose protestas contra la planta?

-Los ferrolanos tendríamos que plantearnos alguna vez que tenemos que lograr que hacer negocio y crear en Ferrol sea sencillo. Soy ferrolano, conozco el mar, que es una de las grandes pasiones de mi vida, conozco la ría desde muy pequeñito y ver todas las mentiras que se han vertido sobre lo que supone Reganosa para la ría y que se siguen vertiendo después de diez años sin ninguna base científica ni ningún conocimiento es durísimo. El problema de la ría de Ferrol para la sostenibilidad del sector marisquero no es ni lo será nunca Reganosa. ¿Por qué se siguen manteniendo esas protestas? Sencillamente porque hay interés en hacerlo. Pero nosotros nos dedicamos a crear. Al final, tener la capacidad de crear, de darles salida profesional a los ingenieros que se forman en Ferrol, en la Universidad, no deja de ser una satisfacción y posiblemente es de lo que más orgulloso me siento de este proyecto. Estamos creando empleo de calidad en Ferrol, por mucho que alguno quiera decir que no.

O Resumo Edición Nº 306 - 17 de Noviembre de 2017
Fuente: lavozdegalicia.es 12.10.2017

L08J7025Primero fueron los recortes, después el conservadurismo y ahora, por fin, parece que ha llegado el momento de seguir creciendo.

Este escenario favorable a la inversión ha propiciado en el primer semestre de este año un total de 43 fusiones de empresa, la gran mayoría de ellas por absorción, en la comunidad gallega.

La media resultante es de casi 7 operaciones al mes de crecimiento corporativo, mediante la compra de empresas con el objetivo de ganar dimensión. «Es un buen indicador de que estamos en fase de recuperación o más bien empezando una etapa de crecimiento. Hay dinero, hay ganas de hacer transacciones, los bancos ven estas operaciones como financiables y es un buen momento para el crecimiento corporativo», explica Pelayo Novoa, socio consultor de BDO en Vigo.
Fusiones por absorción en el 2016

Las estadísticas del Colegio de Registradores Mercantiles demuestran que no se trata de una tendencia puntual, sino de una estrategia para crecer elegida por las empresas que evoluciona de forma ascendente. Según la base de datos, el 2016 se cerró en Galicia con un total de 71 fusiones de empresas y la tendencia es que esta cifra se acabe duplicando al cierre del 2017.

«Hay mucho movimiento»

«Hay mucho movimiento, y ha ido a más después del verano. En este segundo semestre parece que todo está en venta», aseguran fuentes financieras. «Para cualquier banco, este tipo de operaciones son siempre apetecibles», añade esta fuente.

Pelayo Novoa llama la atención sobre la diferencia entre estas fusiones y otro tipo de transacciones que se cerraron en los años de la crisis. «Los criterios de las operaciones eran oportunistas, y los precios que se manejaban eran distintos. En la crisis el comprador casi siempre era un fondo, y había un perfil de riesgo. Ahora hay un auge de la inversión tradicional», afirma el consultor.

Ocurre en Galicia, y también en otras comunidades autónomas, con Madrid, Cataluña, Andalucía y el País Vasco al frente.

«La confianza en la economía global ha aumentado en los últimos seis meses, lo que ha favorecido que las compañías se centren más en el crecimiento que en las medidas defensivas frente a la crisis», explican desde Ernst&Young. Según un estudio de la consultora, es una tendencia que irá en aumento. «Un tercio de las grandes compañías españolas buscarán opciones de crecimiento a través de operaciones de fusión y adquisición en los próximos meses».

Casi 95.000 millones

Este tipo de transacciones aumentaron en España un 4,3 % hasta septiembre, con un total de 1.674, cuyo importe agregado fue de 94.212 millones de euros, cifra un 2,05 % superior a la del mismo período del año anterior, según el informe mensual de TTR. De acuerdo con KPMG, en España, «los inversores potenciales también han valorado mucho la seguridad jurídica, el mayor peso internacional de las firmas españolas y la sensación generalizada de que se han hecho reformas importantes para mejorar la competitividad de la economía».

Por sectores, el de consumo es el que más operaciones concentra en la península ibérica, con 28 transacciones. Lo siguen energía, ocio y servicios financieros.

Entre las principales operaciones llevadas a cabo en España se encuentra la compra de un 20 % de CLH por parte de CVC y la adquisición de otro porcentaje igual por parte de Macquarie por 2.500 millones de euros, o la adquisición de KKR a Telefónica de una participación del 40 % en Telxius por 1.270 millones.

Compras estratégicas

En el caso de la comunidad gallega, las operaciones de crecimiento corporativo se concentran en la actividad industrial. También destacan las fusiones y adquisiciones en el sector de la biomedicina, la alimentación y las energías renovables.

Entre las más destacadas figuran la integración de la Cooperativa Farmacéutica Gallega (Cofaga) en Bida Farma, una distribuidora que maneja en torno al 20 % de la cuota de mercado nacional. La biotecnológica Biofabri adquirió el 80 % de Bialactis Biotech, start-up que se dedica a la producción y comercialización de productos probióticos. Otra empresa tecnológica, Marine Instruments, formalizó ayer la compra de una participación mayoritaria en la star-tup gallega de soluciones integrales con drones UAV Instruments.

O Resumo Edición Nº 306 - 17 de Noviembre de 2017
Fuente: lavozdegalicia.es 13.11.2017

SMN12P7F2 105925Hasta hace unos años, el cava catalán y el champán francés protagonizaban en exclusiva el brindis navideño en la mayoría de los hogares españoles. Pero hace poco más de una década hizo su aparición el primer espumoso de albariño, Burbullas de Baladiña, y desde entonces el crecimiento de este tipo de elaboraciones en la denominación de origen Rías Baixas ha sido imparable. Los espumosos gallegos gustan «y quien los prueba, repite», asegura María Sineiro, enóloga de esta bodega. La cuestión es: ¿Pueden estas elaboraciones competir y plantar cara a un gigante como el cava catalán? Abrirse hueco en el mercado nacional no está resultando sencillo para los espumosos gallegos, pues hay mucha competencia, pero lo cierto es que la crisis abierta por el proceso independentista está dejándose sentir. «Actualmente, con la situación que hay en Cataluña, hay más demanda», asegura Paula Fandiño, enóloga de Mar de Frades. «Nuestro mercado es pequeño, en Galicia y el noroeste de España», explica Rubén García, de Eidosela, quien atribuye a la crisis catalana los pedidos que les llegan desde otras regiones de España.

«Me preocupa y mucho que vendamos más porque a nuestra competencia la están presionando. Me gustaría que esto fuera más por lo que estamos haciendo bien, que por una cuestión identitaria». Así de claro lo tiene el gerente del consello regulador, Ramón Huidobro, quien recuerda que la denominación de origen Cava no es solo Cataluña. «Cava también es Rioja, Extremadura y Valencia. Yo confío en que la gente compre nuestros vinos porque les gusten», añade. Los primeros espumosos amparados por esta denominación de origen llegaron al mercado en el 2012, aunque antes ya lo habían hecho otros que no contaban con las certificaciones del consello. Aquel primer año fueron cinco las bodegas que produjeron alrededor de 18.000 litros. Ahora ya hay una docena de marcas elaborando este tipo de albariños, cuya producción máxima se alcanzó en el 2015, con 91.000 litros. Una cantidad que sigue siendo irrisoria si se la compara con las cifras que maneja Cava, que el pasado año puso en los mercados 245 millones de botellas. «El nuestro sigue siendo un mercado muy local, porque nuestros espumosos no son baratos», explica Huidobro. Las bodegas han conseguido triunfar en el mercado gallego, «y un poco en exportación. Fuera de Galicia hay mucha competencia y no es fácil abrirse un hueco», añade.

De grandes y pequeñas

¿Puede la crisis del cava estar ayudando a los espumosos de Rías Baixas? En Mar de Frades, bodega que pertenece al grupo Zamora, tienen claro que la demanda de sus productos ha crecido notablemente este año. «No esperábamos tanta demanda y nos vamos a quedar cortos», sentencia Fandiño, quien no duda en atribuir parte de este incremento al conflicto catalán. De hecho, las ventas de Cava en España cayeron un 0,8 % el pasado año. En las pequeñas bodegas, en cambio, no lo tienen tan claro. «Igual ha influido algo. A lo mejor acabamos este año con muchos clientes de Madrid y cuando los pedidos vienen de fuera de Galicia...», explican en Eidosela. «Aún es temprano, porque no ha comenzado la campaña de Navidad. Los grandes grupos ya lo notan, pero nosotros no empezamos hasta diciembre. Pero las ventas no se pueden mover por la política», sentencian en Baladiña.
PUBLICIDAD
inRead invented by Teads

Mar de Frades ha detectado un aumento en sus ventas para Navidad

MARÍA PEDREDALos vinos de Rías Baixas, los cuartos que más valor tienen en el mercado nacional

La situación que atraviesa la denominación de origen Rías Baixas es buena. Muy buena. Así lo confirman los datos del último informe elaborado por la consultora Nielsen, que confirman que los albariños son ya los séptimos que más se comercializan en el mercado nacional, consiguiendo superar al Penedés, que ocupaba ese puesto hasta el pasado año. Pero es que, además, hay otro dato positivo. Si hablamos de precios, los Rías Baixas se sitúan en cuarta posición en el mercado nacional, solo por detrás de denominaciones tan potentes como Rioja, Ribera del Duero y Rueda. «El dato fundamental no es solo que hayamos subido en ventas, sino que también hayamos conseguido aumentar nuestro valor», explica Ramón Huidobro, director gerente del consello regulador.

Arrimar el hombro

Las cifras apuntan a que Rías Baixas ha dejado atrás la crisis y que ha conseguido superarla sin mayores traumas. «Se ha trabajado mucho y en ningún momento se ha tirado la toalla», añade Huidobro, quien atribuye el mérito a las bodegas y a los viticultores, «que han tenido momentos muy difíciles pero que han sido conscientes de que había que arrimar el hombro». Y es ahora cuando se están recogiendo los frutos. El informe Nielsen confirma que Rías Baixas sigue fortaleciendo su posicionamiento en el mercado nacional. La denominación gana cuota de mercado y se sitúa como la séptima de España que más vende. Además, es la segunda en comercialización si hablamos solo de blancos, pues el 10 % de los vinos que llegan al mercado nacional son albariños. La mejor noticia es, sin duda, que este crecimiento ha ido parejo a una mejora en los precios, lo que incrementa el valor de esta denominación.

O Resumo Edición Nº 306 - 17 de Noviembre de 2017
Fuente: lavozdegalicia.es 12.11.2017

olivaDecía Goebbels que una mentira repetida muchas veces se convierte en verdad y cambiar esa percepción es tarea harto difícil. La idea de que el aceite de oliva italiano es el mejor del mundo, concepto en ellos llevan trabajando muchos años, ha calado hasta el extremo de que los aceites españoles estuvieron mucho tiempo en el olvido y relegados. Italia sabe vender muy bien sus productos y lo ha demostrado con la moda, el automóvil y con el aceite no iba a ser menos. Pizzerías y restaurantes de comida italiana han sido su escaparate por todo el mundo.

En España esa carrera se comenzó con muchos años de retraso, concretamente cuarenta. La autarquía impuesta por el régimen de Franco hizo que el aceite solo pudiese exportarlo el Estado. «El sector desapareció del mapa y cuando volvimos a posicionarnos teníamos mucha desventaja», asegura la gerente de la Interprofesional del Aceite de Oliva, Teresa Pérez. Desde entonces, en pocas décadas se ha hecho un gran trabajo para convertir a España en el número uno del mundo, con un 44% de la producción total y unas exportaciones que en 2016 superaron los 3.100 millones de euros. En el primer trimestre de este año se ha exportado aceite de oliva por valor de mil millones, indica Pérez.
Italia, a años luz

Italia, siendo el segundo productor del mundo, está a años luz, ya que obtiene aproximadamente un tercio de lo que se recolecta en España. El director de la Asociación de la Industria y Comercio Exportador de Aceite de Oliva (Asoliva), Rafael Picó, asegura que en el mundo del aceite «Italia es un mito y como tal hay que tratarlo», ya que ha perdido el primer puesto, tanto como productor como en marcas. «No les queda ninguna empresa de referencia, la mayoría han sido adquiridas por españolas como el caso de Deoleo, que es propietario de marcas tan emblemáticas como Bertolli, Carapelli y Sasso», destaca Picó.

En relación a los mercados internacionales solo lideran la exportación en Italia y Canadá. En EE.UU. nuestro país ya se ha convertido desde hace tres años en el primer exportador, indica el director general de Asoliva. A este dato hay que sumar que el grupo alimentario español Dcoop, el mayor productor de aceite de oliva del mundo, llegó en 2015 a un acuerdo comercial con Pompeian, la principal empresa de venta de aceite de oliva estadounidense. De este modo, además de sus marcas propias, ha aprovechado la red de comercialización existente para envasar allí graneles procedentes de España. Actualmente, aseguran desde Dcoop, sus exportaciones han superado a las italianas.
Modernización e inversión

El éxito de España se ha debido a una modernización y optimización del cultivo, del riego, el proceso recogida, la mejora de las almazaras, las envasadoras, la comercialización y la promoción. El gerente de Asaja-Jaén, Luis Carlos Valero, afirma que en los últimos 35 años se ha multiplicado por tres la producción de aceite. De hecho, nuestro país, con un 25% de la superficie mundial, produce el 44% de todo el aceite que se extrae en los cinco continentes, siendo Jaén la que concentra la mitad de la producción española.

Según Picó, un hecho decisivo para cimentar el hegemonía de España ha sido la constitución de la Interprofesional del Aceite de Oliva, integrada por los diferentes agentes del sector (olivareros, cooperativas, industrias, envasadores y exportadores), lo que ha aupado a España a su situación de liderazgo.

Respecto a Italia, además de ser nuestro máximo competidor es un mercado imprescindible para España, ya que absorbe nuestros excedentes de producción. «Si Italia no existiese como país importador habría que inventarlo», afirma Picó.

El gerente de Asaja-Jaén opina que «la verdadera batalla está en los mercados emergentes». Y el mismo diagnóstico comparte la gerente de la Interprofesional, Teresa Pérez. En países como China, India e Indonesia –en los que apenas se conocía el aceite de oliva, únicamente como cosmético– se están logrando unas exportaciones muy interesantes con gran potencial de futuro, ya que se trata de países de mucha población y una clase media emergente, añade. En el caso del gigante asiático, el 80% de sus importaciones provienen de nuestro país.
Precio regulado

La exportación permite asimismo jugar en caso de grandes oscilaciones en la producción, permitiendo que los nuevos mercados absorban esos excedentes evitando la caída de precios en caso de excesiva oferta. Tampoco es bueno que el precio se dispare en campañas cortas, explica Valero, por lo que es partidario de establecer un precio regulado que evite grandes oscilaciones. «Los vaivenes de precios no son buenos para el consumidor», asevera.

Respecto a la excelencia, España no tiene rival y prueba de ello son los continuos premios internacionales que recibe. Según el ranking The World Best Olive Oil 2016/17, diez de los quince mejores aceites del mundo son españoles.

O Resumo Edición Nº 306 - 17 de Noviembre de 2017
Fuente: abc.es 12.11.2017

149436Cuando se conduce por las carreteras secundarias de Galicia en invierno, primavera y principio de verano hay que estar atento por si se divisa una rama de laurel colgada en la verja o el muro de una casa. Es la señal: ahí hay un furancho.

Si uno tiene estima por el vino, la comida casera y el ambiente enxebre -o sea, por las buenas cosas de la vida-, hará bien en pararse. A los furanchos o loureiros (laurel en gallego) se les ha llamado “el secreto gastronómico mejor guardado de Galicia”, “experiencia tradicional definitiva” y han sido objeto de disputas por su supuesta competencia con la hostelería. Pero vamos a ver…

¿Qué demonios es un furancho?

En esencia, son casas particulares que habilitan una zona como comedor al público, ya sea un bajo, un garaje o un galpón en la eira -patio-, para servir el vino excedente de su propia cosecha, acompañados de comida casera. O, si preferimos la definición oficial del decreto de la Xunta de Galicia de 2012 que regula su actividad, “se consideran furanchos los locales utilizados principalmente como vivienda privada pero donde sus propietarios/as venden el excedente del vino de la cosecha propia, elaborado en casa para su consumo particular, junto con las tapas que, como productos alimenticios preparados regularmente por ellos/ellas, sirvan de acompañamiento”.

Como muchas cosas de Galicia, cuentan con una historia centenaria. “Hay tradición desde hace más de 300 años", explica José Luis Videira, furancheiro y ex presidente de la Federación Provincial de Furanchos de Pontevedra. "El vino apto para consumo que le sobraba a un colleiterio -cosechero- particular, o bien lo vendía en las tabernas o bien lo despachaba a través de su bodega a los vecinos que iban a buscarlo, y había quién lo bebía allí. ¿Cómo lo anunciaban? Cuando abillaban, -abillar es meterle la billa, el grifo, al barril- colgaban una rama de laurel en un lugar visible, la señal convenida de que ya estaba abillado el vino y ya se podía vender. Al ser una práctica muy antigua, la gente de la zona la entendía”.

¿Qué se toma en un furancho?
Tortilla de patata del Loureiro de Radío, en Covas. DEFURANCHOS.COM

La oferta es reducida pero suficiente: el vino en taza (cunca), o servido en jarra, pero nunca en botella; vino cosechado por la propia familia que regenta el furancho y se sirve directamente del barril. También hay agua pero nada más: ni refrescos ni cerveza. Además, ofrecerán cinco tapas a elegir entre las once de esta lista. Salivemos: tabla de embutidos o quesos, pimientos de Padrón, oreja o chorizo, zorza o lomo, costilla, huevos fritos, sardinas o jureles a la brasa, callos con garbanzos o alubias, tortilla de patatas, empanada o empanadillas y croquetas. Ojo, también puede uno llevarse su comida ya preparada y consumirla allí, pagando sólo la bebida. Ningún furancheiro puede negarse.

¿Cómo se regulan?

Al ser un negocio popular, se mantenían en una alegalidad que producía roces con la hostelería clásica, que les acusaba de ser bares o restaurantes encubiertos que no pagaban los mismos impuestos que ellos. Hubo un primer conato de regulación en 2008, que “castigaba el furancho tradicional y lo condenaba a desaparecer”, según explica José Luis. “En el furancho tradicional se sirve una tapa de oreja o un chorizo frito; el decreto que había antes no dejaba transformar ni cocinar los alimentos pero sí permitía suministrar al cliente productos etiquetados o con procedencia de establecimientos autorizados. Podría irme a una tahona, encargar unas comidas y servirlas. Les hicimos ver que eso no era lo típico del furancho, y que ahí sí podía haber competencia con la hostelería. Además nos exigían normativas que se le piden a bares o restaurantes, como acceso a minusválidos, acústica, baños adaptados, alturas mínimas… tuvimos que hacerles entender que estaban en el entorno rural, en casas antiguas que son como son, con caminos que a veces incluso tienen mal acceso para un coche”.

Hoy la normativa los diferencia de forma clara, para tranquilizar a aquellos que veían en ellos verdaderos restaurantes clandestinos. “El furancho de verdad tiene que cumplir los requisitos que exige el decreto”, desarrolla José Luis. “Tener viñas propias, que estén registradas y que se haga una declaración de la uva y el mosto que se recogen en cada cosecha. Después hay que presentar varios documentos como una memoria de los alimentos en venta en el Concello -Ayuntamiento- correspondiente. Éste da una placa con un número de actividad y el furancheiro pone la rama de laurel en la puerta. Ese es el auténtico furancho, con la placa identificativa y la licencia a la vista”.
Empanada de la Rustibodega de Ángel. DEFURANCHOS.COM

¿Cuándo abren?

Un furancho puede estar abierto un máximo de 3 meses durante la temporada, que empieza el 1 de diciembre y acaba el 30 de junio. Cada Ayuntamiento puede de forma excepcional conceder que abra un mes más, el de julio, en caso de fuerza mayor.

“En la práctica muchos estamos abiertos mes y medio o dos meses, porque se nos acaba el vino”, apunta José Luis. “Nos movemos en cuotas de unos 1000 o1000 y pico litros. Hay grandes cosecheros por el Salnés que tienen mayor producción, e igual les compensa convertirse en restaurantes, pero como máximo hablamos de una producción de 2000 litros”. De hecho su furancho, Os Carballos en Hío, cierra el sábado 6 de mayo tras abrir el 6 de marzo.

¿En qué zonas están?

No se encuentran por toda Galicia, aunque su fama está haciendo que se abran en sitios en los que no había tradición, como Lugo o zonas del interior. Lo habitual es que se encuentren en Betanzos (Coruña) y en el sur de la Provincia de Pontevedra, en zonas como O Salnés u O Morrazo. Son especialmente famosas por la abundancia y calidad de sus furanchos las zonas de Cobas, en Meaño, o Bembrive en Vigo.

En realidad no se sabe cuántos furanchos hay en Galicia. En la zona de las Rías Baixas, sin contar con los de Vigo y Meis, había unos 300 federados. Al tener que estar registrados todos en su Ayuntamiento, podría hacerse la cuenta llamando uno a uno, pero no existe una lista oficial. Además hay que tener en cuenta que, aunque mantengan la apariencia de furancho en lo superficial -aspecto informal, aledaños de una vivienda privada-, algunos son ya bares auténticos o tabernas rurales que abren de forma habitual y ofrecen más cosas que vino y las cinco tapas correspondientes, porque debido a la afluencia de público les compensó cambiar de licencia.

¿Cómo los localizo?
Vino en jarra y cunca en A do rapaz, Ribadumia. DEFURANCHOS.COM

Llegamos al quid de la cuestión. Básicamente se encuentran por el boca oreja y estando ojo avizor a localizar laureles (que suelen venir acompañados de alguna pequeña aglomeración de coches cerca). Siempre está el socorrido recurso de preguntar a algún vecino en una zona furancheira si hay alguno por los alrededores que merezca la pena, y encomendarse a la buena orientación y a la suerte para dar con ellos.

Para los que estén pensando en un método más contemporáneo y que incluya coordenadas del GPS, un buen recurso es la página Defuranchos.com. Fue creada hace años por un grupo de amigos de la zona del Salnés, como plataforma para que cualquiera pudiera subir información y datos sobre el furancho que desee: no es una web oficial ni cuenta con el respaldo de ninguna institución, pero supone un buen punto de partida para conocer nuevos lugares e ir a tiro fijo. Hay que recordar que al ser establecimientos efímeros, conviene siempre llamar por teléfono para asegurarse de que estén abiertos.

¿Por qué merecen la pena?

Como nos explicaba Fernando Portomeñe, creador de Defuranchos.com, “ir de furanchos es un plan en sí mismo”. Supone la oportunidad de disfrutar de una atmósfera única, informal y festiva, a medias casi entre invitado y cliente. No se puede obviar que son establecimientos muy económicos (una jarra de vino puede costar unos seis euros, una cunca 1 euro, las tapas de forma habitual pueden estar entre los 3 y los 5 euros). Además, al estar situados en zonas rurales, los pimientos, los huevos o las patatas pueden ser ‘de casa’, no de grandes explotaciones agrarias, y las tapas o raciones son caseras (y cualquiera que haya tomado una tortilla de patatas gallega sabrá apreciar esto en su justa medida).

Aunque puede que el verdadero secreto de su éxito esté en lo que nos cuenta José Luis Videira: “Ya no es sólo la comida, es que se crea un ambiente de amistad. Al ser mesas compartidas, siempre se entra en diálogo, termina uno invitando a otro al vino, si alguien trae un pastel invita al resto de la mesa, al que le gusta cantar canta sin problema ninguno, cosas y costumbres que no se dejan hacer ya en las cafeterías, aunque ahora haya iniciativas para que vuelvan. Durante muchos años se prohibió cantar, como se prohibieron las mismas tabernas del rural. Primero quemamos la tradición, ahora gastamos dinero en rescatarla”.

Nota: en Italia -zona de Trieste y la Eslovenia fronteriza- hay algo muy similar, las osmizze. Mediante un arduo proceso de investigación consistente en entrar en Google, encontramos los heuriger austríacos, típicos de Viena y el sur de Austria. Nos cuenta Fabián Sanabria que en canarias también existen los guachinches. El sistema es el mismo: venta del vino excedente, comida casera y ambiente único.

O Resumo Edición Nº 305 - 10 de Noviembre de 2017
Fuente: elcomidista.elpais.com 21.5.2017