deala124

Construir un buque capaz de recoger, tratar a bordo y transformar toneladas de basura extraídas del mar. Ese el reto en el que se ha volcado el astillero vigués Freire Shipyards, que cuenta ya en su haber con amplio conocimiento en el diseño y contrucción de buques oceanográficos.

El constructor será el responsable de aportar el granito de arena gallego al proyecto pionero en el que está inmerso el centro tecnológico Soermar, junto con la firma de ingeniería de Ingeniería, E2I2C2. Junto a Freire solo participará otro astillero español, el vasco Zamacona.

El plan de trabajo trazado por los impulsores de este proyecto consiste en concretar el diseño de lo que será el primer prototipo de estas características que entre otras cosas, supone un nuevo nicho de mercado para la industria naval.

Sin plazos

El resultado deberá de concretarse en la construcción de un pionero e innovador buque anticontaminación especializado la recogida, procesado y transformación a bordo de residuos flotantes.

No hay plazos para la botadura de este prototipo al que, se tener éxito, no le faltarán carga de trabajo ni clientes.

Dice Soermar que existen residuos plásticos en el 88 % de la superficie oceánica, en la mayoría en forma de microplásticos, de tamaño milimétrico.

«Los vertidos existentes hoy en día permanecerán degradándose en los mares y océanos, incorporándose a la cadena alimenticia y degradando el medio marino. Por lo que es esencial disponer de medios eficientes para su recogida y posterior tratamiento», explica Soermar.

La industria naval también saldrá beneficiada. «Este proyecto contribuirá potenciar la capacidad competitiva de los astilleros participantes, y a marcar una diferencia de innovación y tecnología frente a los competidores», sostiene

O Resumo Edición Nº 341 - 5 de Octubre de 2018
Fuente: lavozdegalicia.es 28.9.2018