Noticias de nos...

El pasado martes 12 del corriente, se reunió la Comisión directiva de AEGU para aprobar el balance y memoria anual , cerrando el año con un detalle de lo actuado hasta la fecha. Luego de la reunión se realizó un brindis despedida.

La comisión directiva de AEGU hace llegar a todos, sus deseos de una muy feliz navidad junto a sus seres queridos. FELIZ NAVIDAD PARA TODOS!!!

WhatsApp Image 2017 12 14 at 12.24.44

WhatsApp Image 2017 12 14 at 12.24.43

victorMi nombre es Victor Agis Caamaño y les voy a contar como es que estoy por estas tierras.

La historia va directamente relacionada con la de dos personas, mi padre y mi madre y comienza cuando Don Gerardo Agis Sanmartin mi padre (hoy 90 jóvenes años), quien residía en Dorrón, un pequeño pueblo de la provincia de Pontevedra, perteneciente a una familia de nueve hermanos, dedicados a la agricultura, dado las condiciones reinantes en ese momento en su Galicia natal toma la decisión de emigrar, lamentablemente no había dinero para pagar un pasaje así América, destino que ya habían tomado tres de sus hermanos, así que toma como primer destino la ciudad de Barcelona, con el objetivo de integrarse en la marina mercante.

Luego de unas semanas difíciles donde se logra sobrevivir trabajando como obrero logra embarcar, no sin antes abonar un canon a quienes oficiaban de empleadores. Así comienza su vida como marino, en el puesto de palero (los barcos se movían con turbinas de carbón que había que alimentar las 24 horas).

Con la fortuna de estar embarcado va llegando a distintos puertos del mundo, primero recorriendo buena parte de una Europa destruida, en pos guerra donde las oportunidades no eran lo más común del día a día, pero enriqueciendo notablemente su carácter y abriendo la mente a un mundo completamente nuevo.

20170906 173008En el año 1955 llega el anhelado viaje a América, lo más duro fue cruzar el ecuador con turnos de 15 minutos pues el calor cerca de las calderas era algo difícil de soportar para muchachos de corta edad y acostumbrados a tareas más relacionadas con la tierra que con el mar.

Por otro lado estaba mi señora madre, Doña María Consuelo Caamaño Fuentes (hoy jóvenes 83 años), tercera en la descendencia de una familia seis hermanos, nació en Agris de Campolongo, una minúscula aldea de tan solo ocho viviendas en la parte superior de una montaña del interior A Coruña, a pocos kilómetros de Pesadoira y alguno más de la ya conocida ciudad de Negreira.

Sus primeros años transcurrieron trabajando la tierra en clara economía de supervivencia, donde lo producido era suficiente para el alimento de la familia, comerciando con otros iguales a fin de obtener una variedad mínima en los alimentos. Adicionalmente se accedía a “pocos cartos” obtenidos gracias a que mi abuelo (fallecido hace unos 10 años) llegaba hasta Santiago de Compostela a trabajar como obrero por pocas jornadas al mes, ya que la lejanía ponía en jaque la manutención de la familia, donde todos tenían un rol productivo definido.

Es así que ante una corriente migratoria y utilizando los magros ahorros de mi abuelo, mi madre decide embarcar junto a una de sus hermanas y una prima hacia América, Brasil, Rio de Janeiro era el destino primario, al cual llego luego de 25 días de tortuoso viaje. Ahí las esperaban algunos conocidos de alguna romería principalmente de Couso de Arriba, otra pequeña aldea del lugar. Una vez en Rio de Janeiro, mayúscula fue la sorpresa de una ciudad con esas características, no obstante, solo su prima opto por permanecer en este destino, ya que una carta de un tío que recibieron en ese destino comentaba que otro destino podría ser mas encantador, fue así que en el mismo navío siguen hasta Montevideo como destino final.

2016 01 23 12.33.31Don Gerardo Agis, llega primero a la ciudad de Buenos Aires, pero dado que sus hermanos estaban en Montevideo, decide cruzar a una ciudad cercana y reunirse con ellos. Ni bien llega, luego de los saludos (no había regalos de bienvenida) el calor de la familia y el entorno es suficiente para decidir probar suerte en este destino. A los pocos días ya tiene trabajo, mozo en un bar de la calle 8 de Octubre. A tan solo pocas cuadras del Bar Nazaret propiedad ya del tío de mi mamá, a quien conocerá recién 4 años después en una romería en Casa de Galicia.

Ahí comienza la otra historia, donde un muchacho mozo de bar y una joven empleada doméstica de una distinguida casa del barrio de Carrasco, sueñan con una familia. (no les preocupaba la lucha de clases, ni se sentían discriminados o explotados por oligarcas, siempre pensaron que clases sociales había dos, los que trabajan y progresaban y los vagos).

Y finalmente como un sueño realizado se casan y tienen dos hijos, mi hermano Ricardo y yo.

Desde pequeños vivimos como el esfuerzo, el trabajo, la disciplina y el respeto se transformaba en progreso constante. La educación que hemos recibido mi hermano y yo fue la del trabajo, el respeto y sin duda ahora que tengo algunos años reconozco que vivíamos con mentes adelantadas a su tiempo, pues para nosotros son naturales ideas que hoy vemos que aún se discuten.

DSCN0015Los años de experiencia de mi padre como marino le dejaron una gran enseñanza y es que los niños debían hablar inglés y que en el mundo la verdadera diferencia la hacen los conocimientos, mi padre siempre mandaba su frase “trabajar trabaja cualquiera, un burro lo pones a tirar y trabaja todo el día, lo que hace la diferencia es el conocimiento” fue con esa frase que con escasos años, tanto yo como mi hermano teníamos nuestra profesora de inglés, y nuestro padre nos enseño todo lo que estuvo a su alcance y el conocía, lo cual hacía una diferencia con los otros niños con los cuales nos rodeábamos, nosotros sentíamos la diferencia en un entorno hostil, dado que nuestro barrio inicial no era de los mejorcitos, pero nos dábamos cuenta que con esfuerzo podíamos avanzar rápidamente. De a poco salimos de la escuela, llegamos al liceo y finalmente llego la Universidad.

En el medio pude trabajar en los bares que mi padre iba comprando y vendiendo, también trabaje de taximetrista en los taxis que mis padres iban comprando a modo de inversión, sin descontar que los inmuebles que se iban comprando había que pintarlos, arreglarlos y la mayor fuerza siempre era la propia familia, donde veíamos como año a año el crecimiento era sostenido y mis padres con otra frase maestra que indicaba “cada año un nuevo negocio” incursionando en todo tipo de empresas, desde el transporte de personas, trasporte de combustibles, compra y venta de propiedades, parking y ni que hablar de los emprendimientos de gastronomía.

Una vez en la Universidad, pude descubrir y ver que había una gran diferencia entre lo que era trabajar en un Bar y trabajar en un ambiente altamente calificado. Mis conocimientos de inglés y mi experiencia en manejo de personal rápidamente me catapultaron a posiciones donde pude aplicar todos y cada uno de mis conocimientos en el manejo del dependientes, trato con clientes y el “olfato comercial” que me orientaban inequívocamente en las decisiones comerciales, todas enormes ventajas que mis superiores veían rápidamente y valoraban positivamente.

Una vez concluida una carrera universitaria que fue muy disfrutable, dado que siempre llegaba a mi casa con la sensación de que había más para saber de cada cosa que había aprendido y que cada libro era una ventana a un mundo que además era inagotable, donde logre con casi todos los profesores un trato de tu a tu, pensé que de pronto mi destino era ir a mas en ciencias económicas, donde había y hay mucho por investigar. Pero, la vida va muy deprisa y decidí entre viajes por Europa, donde principalmente la casa de mi madre con mis abuelos vivos siempre era un lugar donde comenzar y donde terminar, decidí la apertura de un Estudio Contable, desde cero, tal era así que cuando se lo comuniqué a mi padre (quien tenía varias empresas) me dijo, bueno, cuando tengas experiencia suficiente te pasamos alguna de las empresas para administrar.

Años más tarde y ya con clientes en los 5 continentes, incluida alguna empresa Multinacional de renombre, varios empleados profesionales, una oficina en Barcelona otra en Vigo y siendo Miembro del Consejo Directivo del Colegio de Contadores Economistas y Administradores del Uruguay, logré administrar el Bar donde mi papá aun trabajaba (no se porque la gente dice que los Gallegos son desconfiados…)

Sin lugar a dudas los momentos más importantes de mi vida vienen luego de conocer a Karina Bowley, mi esposa, quien se transformó en la señal indicadora que me recordó que la plenitud estaba por un camino que siempre regresa al mismo lugar, la familia. Hoy tenemos dos hermosos hijos que nos re enseñan la vida misma.

Karina, quien es Arquitecta y también fundó su propio estudio de arquitectura, también desde cero y sin antecedentes familiares en arquitectura se ha destacado en su profesión, lo cual nos encuentra todos los días con temas parecidos, mirados desde distintas ópticas y que siempre terminan en los mismos comentarios.

Y ahora estoy en una etapa donde lo más importante me parece que pasa por ser guía de la nueva generación que nos enriquece día tras día.

Yo creo que mi historia y la de mi familia se resume en una sola frase “Somo Gallegos”, esa frase con un poco más acá o un poco más allá evita que tenga que contar, de donde vengo y hacia dónde voy, o, como pienso, tal vez por esa razón mis hijos desde pequeños tienen el pasaporte español y siempre les explique, qué es ser gallego, que no es nacer en Galicia, es un concepto de vida. A veces con mis hijos hablamos de la riqueza y la pobreza y yo siempre les explico que tanto la riqueza como la pobreza están en la cabeza de cada uno, pues tener o no tener dinero no hace una diferencia tan grande como tener o no tener capacidad, criterio y una base solida donde apoyar nuestras creencia y convicciones y sin lugar a dudas creo que de a poco van entendiendo que en la medida que hay trabajo, esfuerzo y honestidad, nunca hay pobreza.

Victor Agis

O Resumo Edición Nº 310 - 15 de Diciembre de 2017

WhatsApp Image 2017 12 08 at 15.00.03María Victoria Quintáns Rodríguez, nacida en Montevideo, el 28 de julio de 1957, Contadora Pública, Gerente de Prestaciones Económicas del Banco de Previsión Social. Madre de dos hijos, Martin, 26 años y Maximiliano 25. Mis soles!!!

¿Y cuándo y dónde comienza la historia?????, mi historia de vida…. con una joven pareja, Erminda, nacida en Liñares, y Marcelino, nacido en Bertamirans, de pueblos vecinos, muy cerquita de Santiago de Compostela. Se conocieron en el casamiento de unos amigos y luego de llevar dos años de novios, mi madre, a quien desde niña le daba vueltas en su cabecita conocer AMERICA, y con apenas 23 años, se embarcó en el Monte Udala y llegó sola un 12 de marzo de 1954 a Montevideo, dejando lo más querido en su Galicia natal, sus mayores afectos, a su madre, sus hermanos ( fue la única emigrante de una familia de cuatro hermanos, dos hombres y dos mujeres) y a su enamorado. Mi padre, nunca se había planteado emigrar.

Las cartas iban y venían y el amor fue más fuerte y lo fue todo, un año después, en abril de 1955, se casaron por poder. ¡Siempre nos resultó muy divertido y extraño el cuento de su boda!! En España se realizó la ceremonia de papá con su hermana y mamá aquí, sola. En diciembre de ese mismo año, llegó mi padre y de ahí en más………. 65 maravillosos años juntos y una familia hermosa!!!!!

Pero antes que viniera papá, mi madre tenía además un compromiso fraterno, de familia, de amor; le había prometido a su hermana mayor, que había fallecido cuando ella tenía 9 años, que cuidaría siempre de su hijo de 2 añitos. Es así, que, a los pocos meses de estar aquí, llegó a esta ciudad, mi primo hermano mayor con 16 años, quien también formó una hermosa familia.

Bastan estas poquitas cosas que menciono, para mostrarnos la fortaleza, el amor y la entrega total a su familia, de aquella joven galleguita, quien abrió el camino de emigrar y contagió con su dulzura, alegría, ilusión y tesón, a su enamorado y a todos aquellos que la rodeaban.

Como era lo habitual, mamá vino a trabajar como cocinera (¡es excelente cocinera al día de hoy!!!) a la casa de una familia de arquitectos, quienes también le dieron a papá la oportunidad de trabajar en la construcción.

Y un día llegó Ma. Victoria (Maravi), a ese hermoso hogar. Me bautizaron con ese nombre en agradecimiento a una Hna. Directora del Colegio Clara Jackson, en cuya Capilla papá estaba realizando su trabajo como peón de la construcción. La Hermana le obsequiaba ropa, realizada por las monjitas, para el nacimiento de su niño o niña.

20160920 205146Erminda, muy inteligente y siempre luchadora, pensando en progresar, insistía que papá no podía quedarse en ese trabajo. Así fue, que también con mucho ilusión y audacia, papá fue a hablar con el entonces presidente del Banco Español, Don Ramón Varela Radío, a solicitarle si podía tener un trabajo para él. La respuesta que obtuvo fue: “por esa uruguayita de 7 meses, tendrá su trabajo” y de ahí en más hasta su retiro a los 60 años, trabajó en el Banco en tareas de portería, intendencia, siendo muy querido y respetado tanto por sus superiores, sus compañeros y los clientes. Construyó una extensa red de amigos, quienes siempre resaltaban su buen humor, los chistes, la bondad, la honestidad. Al mismo tiempo, trabajaba otras horas, en el taxi de un amigo que había conocido mientras estuvo en la construcción y ahorrando y con mucho esfuerzo, logró su taxi propio.

Mientras la vida transcurría, mamá había dejado de trabajar y se dedicaba a nosotros, a su sobrino y a la casa. Siempre todo entrega, todo amor.

Como era una niña inquieta y curiosa, además de ir al colegio, mamá me llevaba a todas las actividades que me entusiasmaba aprender, clases de música (acordeón, piano, guitarra), de baile español, (años en Casa de Galicia), de inglés, de corte y confección.

Cuando tenía 8 años, lloraba porque todas las niñas del barrio tenían hermanos y yo no y bueno……a mis 11 años nació Alfredo (para todos Alfredito) y conformamos la familia más feliz del mundo. Convivimos con Alfredo apenas 13 años maravillosos (por la diferencia de edad y haber formado mi hogar a los 24 años), siempre muy contenta de que Dios me hubiera dado a mi hermanito. Y digo Dios, sí, porque durante la espera de su llegada, todas las noches le rezaba porque quería que fuera varón y rubio. Y así fue.

Estudiando siempre, papá algunas veces me llevaba con él al Banco, y ahí comencé a decir que quería ser “oficinista” (ponía sellos en los papeles, escribía en las máquinas de la época) y con los años obtuve mi título de contador. Mi profesión y mi trabajo en el Banco de Previsión Social, me dieron muchas satisfacciones. Hoy llevo 40 años trabajando en esa institución, habiendo obtenido mis diferentes cargos por concurso, lo que representa tanto para mi familia como en lo personal un orgullo, y el corolario al esfuerzo realizado.

WhatsApp Image 2017 12 08 at 15.00.031El mayor placer desde niña y ahora mismo, es llegar a lo de mamá y que haya preparado un “caldinho de la abuela”, como le llamaba de chiquita, en recuerdo a mi abuela materna que no llegué a conocer. ¡Es favorito para todos, a unos nos gusta más el cocido y a otros el caldo!!!!

Y como “a terrinha” tira y tira mucho, me estoy preparando junto a un grupo de amigos, con quien compartí hace 34 años el grupo de viaje de Ciencias Económicas, para hacer el Camino de Santiago a fines de mayo del año próximo. Y luego me quedaré a recorrer y disfrutar de Galicia y de los lugares que recorrían y disfrutaban mis padres, como una especie de reencuentro con mi historia, con mis orígenes.

Este año, mi padre, desde el mes de marzo ya no está físicamente con nosotros. Nos dejó lecciones de vida grabadas a fuego, hombre de pocas palabras, gran sabiduría, siempre contento, de buen humor, irradiando una paz muy sentida y la galleguita con esa fortaleza y amor que la caracterizan, nos hace sentir su tristeza, de sus 65 años juntos, pero conservando esa entereza, esa dignidad y esa lucha de aquel día del año 54, en que partió solita en un barco que la traía a tierras desconocidas, rodeada de personas que sólo eran compañeros de ruta que compartían un mismo objetivo, plena de ilusiones, las cuales se hicieron realidad a través de los años. Formó junto a Marcelino, una familia hermosa, que hoy la hace sentir feliz, orgullosa de sus hijos, de su sobrino, que siente en ella a su madre, sus nietos y sobrinos nietos.

Le debo mucho a este país, donde nací y me crié, ¡dónde me desarrollé, donde formé mi familia, donde tengo amigos y muchos!! de los buenos, de los que siempre están ahí. ¡Pero en el fondo de mi alma, está la esencia de mi ser, de ser hija de inmigrantes gallegos, de ser GALLEGA!!!

O Resumo Edición Nº 309 - 08 de Diciembre de 2017